¿Qué es el THC (tetrahidrocannabinol)?

El THC (o tetrahidrocannabinol) es muy conocido como el principal compuesto psicoactivo del cannabis. Pero, ¿qué es exactamente este potente cannabinoide y cómo interactúa con el cuerpo? ¿Por qué las plantas de marihauna contienen THC? ¿Debería preocuparnos su consumo a largo plazo?

El THC es el principal compuesto psicoactivo del cannabis y uno de los más de 80 cannabinoides distintos que contiene esta planta.

Cuando consumimos marihuana, ya sea fumada, vapeada o ingerida, los cannabinoides interactúan con diversos receptores del cerebro y el cuerpo (que forman parte del sistema endocannabinoide) creando distintos efectos.

Al interactuar con estos receptores, el THC tiene una gran variedad de efectos sobre el cuerpo, como sentimientos de euforia, relajación, alegría, y mucho más. Más abajo veremos los efectos del THC con más detalle.

El THC suele ser el cannabinoide más abundante de la planta de cannabis.

 

THC VS. THCA

Es importante saber que el cannabis crudo no contiene THC. En su lugar, contiene THCA, o ácido tetrahidrocannabinoico, un compuesto no psicoactivo.

Durante el proceso de curado y secado de la marihuana, el THCA se transforma lentamente en THC. El calor acelera este proceso, razón por la que calentamos el cannabis (ya sea quemándolo o fumándolo) para poder disfrutar de él.

El THCA es un cannabinoide muy poco entendido. Sin embargo, según la ciencia, podría tener un enorme potencial medicinal y ayudar en el tratamiento de la artritis, el cáncer, las enfermedades neurodegenerativas, y la náusea/pérdida de apetito.

¿PORQUÉ LAS PLANTAS DE CANNABIS PRODUCEN THC?

Los cannabinoides de las plantas de cannabis están considerados como metabolitos secundarios, es decir, no afectan al desarrollo y crecimiento de la planta.

Las mayores concentraciones de THC se encuentran en los tricomas de la planta (las prolongaciones pegajosas y parecidas a pelos que se forman en las flores, hojas y tallos de las plantas maduras). Se cree que estos tricomas desempeñan un papel muy importante como defensa contra depredadores, plagas y parásitos.

Al tener las mayores concentraciones de cannabinoides y terpenos, se cree que los tricomas ayudan a defenderse de insectos y animales que intentan alimentarse de la planta en proceso de floración.

Los tricomas no son exclusivos de las plantas de marihuana. La dionea atrapamoscas, por ejemplo, utiliza los tricomas para detectar a sus presas en el interior de sus hojas. Las plantas de tomate también tienen tricomas en sus flores. Se cree que algunas de las sustancias químicas encontradas en estos tricomas ayudan a las plantas a defenderse de los herbívoros.

¿CÓMO INTERACTÚA EL THC CON EL CUERPO HUMANO?

Cuando consumimos cannabis, los compuestos de la planta entran en nuestro torrente sanguíneo y se distribuyen por todo el cuerpo, donde interactúan con los receptores cannabinoides CB1 y CB2.

Estos receptores se encuentran por todo el cuerpo: en el cerebro, la columna vertebral, los pulmones, los riñones y los sistemas gastrointestinal, inmunológico y nervioso central.

Estos receptores forman parte del sistema endocannabinoide (SEC), que está implicado en la regulación de numerosos procesos fisiológicos, como el apetito, el manejo del dolor, el estado de ánimo o la memoria.

Nuestro cuerpo produce sus propios cannabinoides, la anandamida y el 2-araquidonilglicerol (2-AG), que interactúan con los receptores CB1 y CB2 del cuerpo.

La anandamida, por ejemplo, se produce tras el ejercicio y podría ser la responsable de la sensación de euforia y baja sensibilidad al dolor que muchas personas experimentan después de hacer ejercicio (coloquialmente hablando se llama “subidón del corredor”).

Al igual que la anandamida y el 2-AG, el THC y otros canabinoides interactúan con los receptores de cannabis del cuerpo e inducen diferentes efectos asociados con el consumo de marihuana. A menudo se suele usar la analogía del candado y la llave, en la que los receptores del cuerpo son los candados y las sustancias químicas del cannabis (o producidas por nuestro sistema endocannabinoide) la llave.

Gran parte de la investigación responsable del descubrimiento del sistema endocannabinoide humano y de otros mamíferos, se debe al Dr. Raphael Mechoulam, un químico orgánico y profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén en Israel.

¿QUÉ EFECTOS TIENE EL THC?

Cuando el THC interactúa con los receptores cannabinoides de nuestro cuerpo, induce toda una serie de efectos, tanto a corto como a largo plazo.

Es importante recordar que el THC puede afectar a las personas de manera muy distinta. Mientras que puede conseguir que algunas personas se relajen, puede provocar ansiedad en otras. De forma parecida, ayuda a conciliar el sueño o provoca una sensación de inquietud y nervios.

La ciencia no tiene muy claro qué causa estos desequilibrios; podrían deberse a la química individual de nuestros cuerpos, o a las distintas concentraciones de THC, o a cómo interactúa con otros canabinoides del cannabis.

De cualquier forma, hemos hecho una lista con algunos de los efectos más comunes del THC a corto y a largo plazo. Recuerda: si alguna vez experimentas una sensación desagradable durante el consumo de marihuana, coméntalo con tu médico de forma inmediata.

Lea:Al legalizar el cannabis medicinal se quita el estigma sobre su uso

EFECTOS DEL THC A CORTO PLAZO

Los efectos más comunes a corto plazo son:

  • Euforia
  • Relajación
  • Sedación
  • Alivio del dolor
  • Trastorno de memoria
  • Energía
  • Hambre
  • Somnolencia
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Boca seca
  • Ojos rojos
  • Percepción lenta del tiempo
  • Risa
  • Mareos
  • “Efecto sofá” o sensación de pesadez
  • Ansiedad/paranoia

EFECTOS DEL THC A LARGO PLAZO

Hacen falta más investigaciones de los efectos a largo plazo del THC para obtener conclusiones reales sobre cómo afecta al cuerpo su consumo prolongado.

En el 2016, unos investigadores de la Universidad de Cambridgeanalizaron cómo afecta el consumo habitual de THC a la estructura cerebral.

Este estudio analizó la microestructura del cuerpo calloso (la región del cerebro que conecta los dos hemisferios) de consumidores habituales, ocasionales y personas que nunca habían consumido cannabis.

Se descubrió que los consumidores habituales de cannabis rico en THC presentan diferentes estructuras anatómicas del cuerpo calloso que los consumidores ocasionales y los que nunca han consumido.

Los participantes de este estudio indicaron la frecuencia con la que consumían cannabis, lo cual es muy importante tener en cuenta, ya que no existe ninguna verificación independiente de la exactitud de los datos proporcionados por los propios participantes.

También se ha demostrado que el consumo habitual de cannabis rico en THC aumenta el riesgo de psicosis en individuos con predisposición a este trastorno (o variaciones de psicosis, como la esquizofrenia).

Un estudio del 2016 demostró que el consumo habitual de cannabis podría acelerar la aparición de psicosis, en individuos predispuestos, en un período de hasta 3 años.

Una reciente investigación llevada a cabo por expertos del cannabis en la Facultad de Medicina de Yale, también demuestra que el consumo habitial de cannabis crea una tolerancia al THC. Sin embargo, esta investigación también indica que la tolerancia recupera sus niveles normales después de unos 2 días de abstinencia.

Y por último, otro estudio del 2016 publicado en la revista académica de medicina internacional JAMA, indica que el consumo habitual de cannabis rico en THC podría conducir a una disminución de la memoria. El estudio descubrió que, por cada 5 años de consumo de cannabis, los participantes olvidaban 1 palabra de una lista de 15.

USOS TERAPÉUTICOS DEL THC

No hay duda de que el THC tiene propiedades medicinales. Sin embargo, el debate sobre el potencial médico de la marihuana (y el THC) está muy lejos de haber concluido, y aún hace falta muchas más investigaciones en este campo.

Pero unos estudios recientes indican que el THC podría ser beneficioso para el tratamiento de:

  • TEPT: Está demostrado que el THC alivia algunos de los síntomas asociados con el trastorno de estrés postraumático. Una investigación llevada a cabo en Brasil indica que es sumamente efectivo para interrumpir la reconsolidación de recuerdos de miedo contextual.
  • Dolor crónico: El THC y otros cannabinoides reducen el dolor crónico asociado con una variedad de trastornos, desde la artritis a la fibromialgia.
  • Glaucoma: La única forma de tratar el glaucoma es reduciendo la presión intraocular (PIO). Unos estudios de la década de los 70 indican que el cannabis podría ser beneficioso en el tratamiento del glaucoma, ya que se ha demostrado que disminuye la PIO.
  • Insomnio: Muchos consumidores de cannabis, tanto recreativos como medicinales, afirman consumir marihuana a última hora del día para ayudarles a relajarse.

Extraído de https://www.cannabis.info

You may also like...

La tienda es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar