Pese a su creciente aceptación, cuáles son los principales riesgos que provoca el consumo de marihuana

La marihuana continúa siendo ilegal en los EEUU, pero su prohibición a nivel federal no ha logrado detener el crecimiento de una industria que, en 2017, representó ventas de 9 mil millones de dólares. Cifra que se espera que se dispare luego de que California aprobara la venta para su uso recreativo, el pasado mes de enero.

Al momento son nueve los estados norteamericanos, además del Distrito de Columbia, los que permiten el consumo de cannabis para su uso recreacional, mientras que 30 permiten su uso medicinal.

Expertos estiman que en 2018 las ventas de marihuana legal treparán hasta los 11 mil millones de dólares, pero en el medio del entusiasmo por parte de sus defensores la gran pregunta continúa siendo, ¿qué hay con los riesgos a la salud que representa su consumo?

“Los efectos del cannabis y los cannabinoides sobre la salud”, es el título del estudio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Según un estudio elaborado por la Academia Nacional de Ciencias, Medicina e Ingeniería de los EEUU, titulado “Los efectos del Cannabis y los Cannabinoides sobre la Salud”, los potenciales riesgos son varios y resulta muy importante tenerlos presentes.

En lo que hace a la memoria y a la concentración, uno de los planteos más recurrentes que se hacen sobre el consumo de marihuana es que esta puede alterar las capacidades normales del usuario por hasta 24 horas luego de su uso. El estudio destaca que existe poca evidencia que demuestre que esto se pueda trasladar a efectos a largo plazo en lo que hace al rendimiento académico, laboral, los niveles de ingreso o funcionamiento social. En definitiva, la investigación señala que, una vez que los efectos de la hierba pasaron, no persisten en el organismo.

La salud mental es otra de las grandes preocupaciones. Un artículo del periódico The New York Times destaca que el más reciente meta análisis hecho sobre la materia reveló que existe una “conexión significativa entre el uso intensivo de marihuana y la psicosis”, específicamente la esquizofrenia.

Otro estudio sistemático indicó que existe un significativo nexo entre el uso de marihuana y el desarrollo de trastorno bipolar. Aquellos que la consumen en grandes cantidades también podrían ser más propensos a desarrollar pensamientos de tipo suicida.

Cada vez más estados de EEUU aceptan el uso recreativo de la marihuana

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La marihuana es la droga más utilizada durante el embarazo, y su uso en los EEUU está en franco aumento. Más allá de que futuras madres, sobre todo aquellas menores de 24 años, aseguran que la marihuana puede ayudarles a lidiar con síntomas como nauseas y ansiedad, el estudio conducido por la Academia Nacional de Ciencias, Medicina e Ingeniería de los EEUU reveló que los bebés que nacen de madres fumadoras de cannabis durante el embarazo tienen mayor riesgo de presentar un peso inferior al normal.

Además, también presentan más chances de nacer de forma prematura y de ser ingresados en unidades neonatales de cuidado intensivo. En lo que respecta a su altura promedio, circunferencia craneal o malformaciones congénitas, no existe evidencia negativa relacionada a la marihuana.

En cuanto al humo de segunda mano y su efecto sobre los más pequeños, el estudio destaca que, a pesar de que no sea un tema estudiado a nivel masivo, las consecuencias del THC sobre los cerebros en desarrollo podrían ser muy graves. Un estudio de dos años de antigüedad llevado adelante en ratas de laboratorio, reveló que sólo un minuto de exposición al humo de marihuana de segunda mano puede afectar el funcionamiento normal de los vasos sanguíneos por al menos 90 minutos, un efecto todavía mayor al provocado por el tabaco.

El uso de la marihuana en EEUU está en aumento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En lo que respecta al potencial desarrollo de cáncer, un estudio sistemático de 2005 llevado adelante por la revista internacional del Cáncer agrupó los resultados de seis estudios de casos y controles. Los expertos no encontraron ninguna asociación entre el uso de marihuana y el cáncer de pulmón. Otro estudio de 2015, que combinó los resultados de nueve investigaciones diferentes, concluyó que tampoco se encontró un nexo entre la marihuana y el cáncer de cuello o cabeza.

Pero el análisis de otros tres estudios de casos y controles reveló una conexión significativa entre el consumo intensivo de marihuana y el cáncer testicular, aunque sus hallazgos fueron vistos como “limitados” dadas las condiciones de la investigación , la cual tuvo lugar en la década del 90.

En cuanto a las enfermedades del corazón, tradicionalmente asociadas al consumo de tabaco, sólo dos estudios cuantificaron el riesgo entre el uso de marihuana y los ataques al corazón. Uno no encontró relación alguna, mientras que el segundo reveló que el fumar cannabis puede detonar un ataque a la hora de su consumo, algo no generalizable dado que fue realizado sobre sólo nueve pacientes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En definitiva, más allá de que los beneficios y daños de la marihuana sean un tema de debate entre sus detractores y defensores, nuevos estudios llevados adelante sobre una gran población serán indispensables a medida que su aceptación crece y más estados del país del norte esperan sumarse al lucrativo mercado del cannabis legal.

You may also like...

La tienda es una tienda de demostración para realizar pruebas — no se completará ningún pedido. Descartar